domingo, mayo 06, 2007

La ejemplar lucha de Mantilla contra el cáncer


Felix Mantilla ha ganado el Open SEAT 11 veces, ganando el torneo el año 1999. Para un ex top-10 con más de 300 victorias logradas a lo largo de su carrera como tenista parece sorprendente que una victoria en la primera ronda ante un desconocido Farrukh Dustov, llegado de la fase previa, sea un momento para celebrar.


"Era un tema psicológico. Me daba miedo jugar, no me gustaba. Quizás es la reacción que uno tiene cuando estás en shock...el doctor te dice que te vas a morir y entonces dices: espera, voy a intentar disfrutar de la vida como quiero. En aquel momento el tenis no era mi prioridad."


"Si me protejo bien del sol no debería ser peligroso. El problema es que mientras juegas pierdes toda la crema solar. La decisión es mía. Siento que debo hacerlo. Debo jugar. Quizás en seis meses, un año, no sé cuándo, decido que se acabó y me retiro. El sol siempre será muy peligroso para mi. Ha pasado una vez y podría volver a pasar. No quiero quedarme en casa sentado sin ver el sol. Quiero afrontar las cosas que me dan miedo. Es algo que me hace más fuerte."


"Nunca será como antes, lo sé. Quiero jugar torneos por Europa, pero no me apetece tomar tantos aviones ni irme tan lejos, no estoy preparado. Prefiero viajes cortos, disfruto con otras cosas e intento instalarme en la ciudad. Ya no pienso en los rankings, no me preocupa jugar bien o mal, ahora juego para disfrutar. "


"No quería acabar mi carrera en aquel momento (debido al cancer). He sido un luchador durante toda mi vida y quería acabar mi carrera cuando realmente yo quisiera, no en ese momento. Por eso he vuelto. Es importante para mí, también así veo cómo reacciono estando fuera expuesto al sol. "


"Ahora, en estos momentos, estoy disfrutando más de las cosas pequeñas. La primera victoria (primera ronda) es para mí más grande que cuando antes ganaba torneos. Quizás la gente no lo entiende pero si yo lo comprendo es suficiente."