sábado, mayo 12, 2007

El papel de los padres en la práctica del Tenis


Muchos padres delegan la educación deportiva de sus hijos en el club deportivo. Sin embargo, esto no significa que los padres no deban tomarse en serio la participación de sus hijos.El importante papel que los padres pueden jugar en la educación deportiva de sus hijos puede resumirse como sigue:
Animar a sus hijos a participar en deportes.





  • Ayudar a decidir cómo debe practicarse el deporte.·


  • Dar permiso, haciendo posible la participación en deporte, y eligiendo un club deportivo.· Mostrar interés por las actividades deportivas de sus hijos.·


  • Asegurarse de que sus hijos tienen una actitud sana hacia el deporte.·


  • Ayudar en las tareas logísticas del club deportivo.




¿Por qué deben fomentar los padres que sus hijos participen en deportes?
En la sociedad actual, el ejercicio, la actividad física, la educación física y el deporte no siempre reciben la atención que merecen. La urbanización y el creciente tráfico rodado han limitado el juego libre y espontáneo en las calles.
El vivir en pisos ha limitado el espacio en el que los niños pueden mostrarse activos. Para los niños, los contactos sociales ya no son algo habitual. Antiguamente era diferente. Puesto que los niños iban a la escuela local y jugaban en la calle, podían hacer amigos fácilmente en el vecindario. Con frecuencia tenían muchos hermanos y hermanas, y los primos también vivían cerca. Ahora, debido a que las familias son mas pequeñas y los parientes viven alejados, a veces a los niños les resulta difícil encontrar compañeros de juegos adecuados en el vecindario. La cultura del automóvil crea una situación en la que hay que llevar a los niños a todas partes y en la que los contactos con otros jóvenes son cada vez más difíciles. ¿A quién no se le encoge el corazón cuando un niño va a la escuela en bicicleta?
También ocurre que en muchas familias ambos padres trabajan fuera de casa y lo niños están al cuidado de los abuelos y empleadas, que con frecuencia están demasiado ansiosos para dejar al niño saltar, trepar, dar volteretas jugar al fútbol o caerse. Algunos abuelos (y padres) no se sienten felices cuando un niño trae a casa a tres amigos para jugar después de la escuela, porque arman relajos y mucho ruido. Sin embargo, los contactos sociales son necesarios para los niños, todos lo sabemos. Pero en una sociedad como la nuestra, y por extraño que parezca, con frecuencia estos contactos deben ser organizados. Además, en la escuela un niño no tiene oportunidad de desarrollar plenamente sus capacidades físicas. Pasa las mejores horas del día sentado en un pupitre, recibe clases de ciencias y de idiomas, pero durante todo ese proceso el cuerpo está inmovilizado. El número de horas que se dedica en la escuela a la educación física y al deporte, ya reducido al mínimo, está descendiendo aún más. El viejo lema “mens sana in corpore sano” parece haber perdido su vigencia. Y sin embargo, la escuela es precisamente el entorno ideal en el que ofrecer a todos los niños el movimiento físico necesario bajo una dirección experta. Pero en muchos casos no se aprecia lo suficiente la educación física, y tampoco los padres lo hacen.
Ellos son los que deben tratar de promover más movimiento físico para sus hijos en la escuela, para lograr un sano equilibrio entre la educación intelectual y la física. Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, pero a veces esto hace que estén ciegos respecto a lo que realmente necesitan. A veces la enorme preocupación por el futuro profesional de sus hijos hace que los padres incluso apoyen la reducción de la educación física. Con frecuencia se prefiere la informática al deporte y el ejercicio, porque esta educación intelectual se considera indispensable para el futuro. ¿No es también indispensable para el futuro la salud del niño?
Tal como están las cosas, si uno quiere darle a un niño oportunidades suficientes para el movimiento, físico, con frecuencia es necesario hacer que participe en deportes como actividad extracurricular. Afortunadamente, todavía hay muchas asociaciones y organizaciones que están dedicadas al deporte, como las federaciones, los clubes deportivos de la comunidad, la oficina de deportes municipal y los clubes deportivos privados. Por fortuna, sigue habiendo gran número de personas que se dedican voluntariamente a ayudar a los jóvenes a aprender a participar en deportes. Pero antes de que los niños se unan a una organización necesitan estar motivados para ello, y también deben tener la oportunidad de familiarizarse de algún modo con el deporte. Por lo tanto, una vez más, los padres tienen un papel que jugar. Deben tomar la iniciativa para asegurarse de que sus hijos tengan suficientes oportunidades de ejercicio y educación física.
¿Cómo pueden los padres incitar a sus hijos a participar en deporte?
Casi siempre los padres juegan un papel importante en el interés de sus hijos por el deporte, sea competitivo o recreativo, junto con la influencia del grupo de amigos y de la escuela. Para hacer posible la participación en deportes, los padres deben hacer que sus hijos se interesen por el mismo. Hay varias formas de lograrlo, pero la más simple es hablar con ellos acerca de esto. EL niño debe tener la oportunidad de obtener información acerca de las posibilidades. Algunos padres incluso tienen que empujar un poco a sus hijos hacia la participación en deportes, pero desde luego nunca deben forzarlos.
Para empezar, los padres pueden dar ejemplo practicando deportes ellos mismos.
Pero incluso si no lo hacen pueden llevar a sus hijos a un club deportivo a ver competiciones, posiblemente acompañados de otros niños y sus padres.
En la participación de niños pequeños en deportes influyen mucho sus padres. En el período adolescente, sin embargo, el grupo de iguales juega un papel más importante. A esa edad, los jóvenes quieren una visión más amplia de la vida y tiene un creciente interés por experiencias no controladas por los adultos. Por ello, en este período es importante evitar un enfoque coercitivo, que podría apartar a los jóvenes del deporte.